Habitat, Estudio de Riesgos

Santa Catarina y Villa de Juárez, N.L.

 

 

Navegacion
Caracteísticas Físicas
Entorno Social

Habitantes x Vivienda

Evaluación del Riesgo

 

 

El crecimiento acelerado y la especulación de suelo con terrenos baldíos han conducido, a nivel nacional, al proceso de acelerada expansión urbana. Esto se ha convertido en un grave problema, ya que se estima que el sistema urbano nacional se extenderá a razón de 44 ha/día, con una marcada concentracion en el Norte y Centro del País. El mencionado Programa nacional estima que el requerimiento de suelo para crecimiento urbano del AMM sera mayor a 4000 ha (el rango mas alto del país). Cabe mencionar que en la actualidad, el 20% del AMM, esta cubierto con terrenos baldíos (Catastro estatal, 2004).

La intensa expansión urbana ha implicado la incorporacion de terrenos sujetos a algún tipo de riesgo. En el caso del AMM, la SEDESOL considera que el riesgo predominante se debe a la vulnerabilidad a ciclones tropicales, lo cual puede traer como consecuencias inundaciones y movimientos de suelo (derrumbes y deslizamientos).

Otra de las características importantes del suelo que se incorporara al desarrollo urbano, de acuerdo a la SEDESOL, es que casi dos tercios de éste provienen del sector social y no tanto de las reservas territoriales de organismos públicos.

 

Habitat: Objetivos

 

Este estudio tiene por objeto identificar los riesgos hidrometeorológicos y geológicos en tres predios ya urbanizados, ubicado en los municipios de Santa Catarina y Villa de Juárez, pertenecientes al Área Metropolitana de Monterrey (AMM). Una vez identificada la vulnerabilidad de cada predio, mediante los estudios técnicos respectivos, se podrá definir la estrategia que podría adoptarse para la prevención y mitigación de desastres.

Una vez identificada la vulnerabilidad de cada predio, mediante los estudios técnicos respectivos, se podrá definir la estrategia que podría adoptarse para la prevención y mitigación de desastres.

 

Santa Catarina: los detalles

El polígono (Figura 1) cuenta con una población de 1,630 personas y un total de 948 viviendas habitadas y 54 deshabitadas, que se extiende en un área de 118.3 ha. La mayoría de las viviendas de la parte baja del las cañadas son de muros de block y losa de concreto armada con zapatas de cimentación aisladas. En las cañadas se pueden observar viviendas hechas de tablones, cartón, y otros materiales no durables.

 


Figura 1. Límites del polígono de estudio y nomenclatura de cañadas.

 

Existen 163 manzanas. Predominan las viviendas de 1 o 2 niveles. La colonia fue formada por posesionarios, posteriormente regularizada por medio de FOMERREY. La traza urbana no es regular.

En cuanto a servicios públicos, las colonias cuentan con agua y electricidad, pero gran parte de la zona no cuenta con drenaje sanitario en uso, ya que muchos siguen utilizando las fosas sépticas.

El uso de suelo predominante en el polígono es de vivienda, dándose el comercio anexo a la misma vivienda, depósitos, tiendas de abarrotes y tlapalerías; las áreas verdes son casi nulas con excepción de los parques que existen a los lados de las cañadas, mismas que sirven como área de recreación en ciertas zonas y para asentamientos irregulares de personas en pobreza extrema. En cuanto a equipamiento, sí existen escuelas pero sólo de nivel primaria.

Uno de los puntos importantes en el trabajo de campo de este polígono fueron las cañadas, ya que en ese sitio la gente que toma posesión se encuentra en peligro cuando ocurren lluvias intensas, igualmente existen desprendimientos de rocas que podrían bajar por las cañadas u otro sitio que no sea la propia cañada. Dada la complejidad de las pendientes y de las calles locales es difícil para los cuerpos de auxilio acceder a esa zona..

 

Características Físicas

Geología n2 Arriba

En La Ermita, Lomas del Mirador, el 50% de la superficie corresponde a conglomerado y el restante 50% a Aluvión (Figura 2). Ambos materiales son de tipo sedimentario, presentan baja capacidad de carga estructural. Los materiales en este predio están al pie del monte, en la desembocadura de una serie de cañadas (Figura 3). Esto origina que el material que ahí se encuentra tenga una granulometría angulosa en la que generalmente no existe cementación entre los materiales que lo forman.


Figura 2. Mapa geológico del área de estudio y sus alrededores

Figura 3. Geomorfología del área de estudio y sus alrededores.

Hidrologían2 Arriba

En este predio, se observan una serie de ocho escurrimientos intermitentes que atraviesan el sitio con dirección norte-sur, en cañadas pronunciadas. Estos escurrimientos fueron afluentes, en la época de lluvias, del Arroyo El Obispo, el cual anualmente sufre crecientes (Figura 4). El cauce de dichos arroyos no esta bien definido en la actualidad, principalmente en las partes bajas, debido a las alteraciones producidas por la urbanización.

 

Figura 4. Hidrología del área de estudio y sus alrededores.

Edafologían2 Arriba

El predio de alta pendiente, se encuentra cubierto de Rendzina más litosol en el 95% de su área. Es un suelo somero sobre superficie rocosa, con buena fertilidad y moderadamente susceptible a la erosión. Según el punto de control mas cercano, se tiene un suelo poco profundo de alrededor de 25 cm. Con buen drenaje interno y tamaño medio. El 5% restante del predio esta formado por Litosol mas rendzina (Figura 5).

 

Figura 5. Edafología del área de estudio y sus alrededores

 

En este caso y por la influencia que ejerce el área situada arriba del predio en estudio se hace mención también de la edafología situada en la zona de Montaña donde casi el 100% del suelo esta formado por litosol, con alta susceptibilidad a erosionarse.

 

Meteorologían2 Arriba

Existen 7 estaciones climatológicas dentro del área urbana de Monterrey. Los periodos de observaciones de cada estación son distintos. La estación Monterrey es la mas antigua, con datos de precipitación pluvial desde 1886. Para el la zona de estudio se usaron, en caso de existir, los datos de la estación Santa Catarina y los de Monterrey.

 

Figura 6. variablidad de la precipitación en el Área Metropolitana de Monterrey



Dos son las principales características de las precipitaciones pluviales que se presentan en la zona de estudio. La primera es la extrema variabilidad de las precipitaciones entre un año y otro. En la estación Monterrey (Figura 6) se observa que generalmente después de un año muy lluvioso (700 mm/año o más) le antecede y le sigue un año de lluvia normal (500 mm) o escasa (300 mm). Cuatro de los 8 registros de lluvia mayores a 750 mm/año corresponden a la influencia de huracanes o tormentas tropicales. De cuatro valores anuales superiores a 750 m m/año, ninguno corresponde a huracanes.

La segunda característica es la diferencia en las precipitaciones que se presentan en las distintas zonas de la ciudad. Para la estación Santa Catarina la precipitación anual predominante se encuentra entre los rangos de 300 a 400 mm/año (Figura 7); Mientras que para la estación Monterrey, predominan los rangos entre 400 a 700 mm/año. La lluvia modal describe de manera mas adecuada las cantidades de lluvia, y por lo tanto, los escurrimientos que se pueden generar en diferentes zonas.



Figura 7. Diferencias de precipitación en el Área Metropolitana de Monterrey

Entorno Social: Censo de Familias

Tiempo de Residencia n2 Arriba

El trabajo de indagación cualitativa realizado en la zona, arrojó una percepción de las cañadas como lugares temporales mientras los habitantes tienen acceso a mejores condiciones de vivienda, la información recopilada en el censo a viviendas muestra que un número significativo de residentes han residido en las cañadas por varios años. Como indica la tabla adjunta, los habitantes de las viviendas ubicadas en las zonas de alto riesgo de este polígono declararon desde un mínimo de 1 mes de residencia hasta un máximo de 17 años (204 meses). La información recopilada muestra un tiempo de residencia promedio en la cañada de 75.5 meses (6.3 años) y una mediana de 72 meses (6.0 años). La variación del tiempo de residencia es realmente alta, tal y como puede apreciarse por la desviación estándar de 52 meses.

Tabla 1.Tiempo de Residencia (meses) de la población en viviendas ubicadas en zonas de alto riesgo
Media
Mediana
Moda
Desviación Estandard
Varianza
Rango
Mínimo
Máximo
75.5
72
24
51.8
2678
203
1
204

Habitantes por viviendan2 Arriba

Existen un total de 363 viviendas y 1,494 residentes, esto significa un promedio de 4.1 habitantes por vivienda. En realidad, el número de residentes por vivienda no es tan grande como pudiera esperarse en sectores de bajos recursos económicos. Como puede notarse en la tabla 2, alrededor de un 12 por ciento de las viviendas cuentan con sólo uno o dos residentes. La mayor parte de las viviendas, un 73 por ciento, se encuentra en el rango de 3 a 5 residentes; mientras que el restante 15 por ciento de las viviendas tienen 6 o más integrantes.


Tabla 2. Habitantes por vivienda

Número de Residentes
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Total Población Total: 1,494 personas
Viviendas
8 35 80 111 74 36 11 4 3 2 363
%
2.2 9.6 22.0 30.6 20.4 9.9 3.0 1.1 0.8 0.3 100

Estructura de Edades n2 Arriba

La relación por sexo es bastante equilibrada en esta población (Tabla 3), pues existen aproximadamente 97 hombres por cada 100 mujeres. Sin embargo, la estructura se caracteriza por su gran juventud. La edad mediana de la población de ambos sexos es de tan solo 20 años. Con el fin de tener un punto de comparación, basta mencionar que la estadística correspondiente para el estado de Nuevo León es de 24 años. Así, cuatro de cada diez pobladores de la cañada tiene menos de 15 años de edad.

 

Tabla 3. Edad y genero de la población que habita en zonas de alto riesgo.
Edad
Hombres
Mujeres
Total
0-14 309 41.9% 305 40.3% 614 31.1%
15-64 419 56.9% 446 58.9% 865 57.9%
65 o más 9 1.2% 6 0.8% 15 1.0%
Total 737 100% 757 100% 1494 100%
Mediana
20
20
20



Nivel de escolaridad n2 Arriba
Tabla 4. Nivel de escolaridad de jefes de hogar que viven en zonas de alto riesgo.
 
Número
%
No Estudió
30
8.3
Primaria incompleta
74
20.4
Primaria completa
116
32.0
Secundaria incompleta
42
11.6
Secundaria completa
91
25.1
Preparatoria o más
10
2.8
Total
363
100
nnn
 
 
 
 
 
 
 
 

En lo que respecta al nivel de escolaridad, la los datos muestran que un 8.3 por ciento de los jefes de hogar no cuenta con estudio formal alguno (Tabla 4). Uno de cada cinco realizó estudios de primaria pero nunca completó este nivel escolaridad. Finalmente, alrededor de un 37 por ciento de los jefes de hogar cuenta con algún año de educación secundaria.

 

En lo que respecta al nivel de escolaridad, la los datos muestran que un 8.3 por ciento de los jefes de hogar no cuenta con estudio formal alguno (Tabla 4). Uno de cada cinco realizó estudios de primaria pero nunca completó este nivel escolaridad. Finalmente, alrededor de un 37 por ciento de los jefes de hogar cuenta con algún año de educación secundaria.


Constitución Familiar n2 Arriba

La constitución familiar nuclear de los hogares queda claramente mostrada al observar que un 89 por ciento de los jefes de hogar viven con su cónyuge. Los datos de la tabla 5 permiten apreciar que un 59.2 por ciento de éstos se encuentran casados por el civil, mientras que 30 por ciento viven en unión libre con sus cónyuges.

 

Tabla 5. Estado civil de jefes de hogar que viven en zonas de alto riesgo.
 
Casado
Union Libre
Soltero(a)
Divorciado(a)
Viudo(a)
Total
Número
215
109
19
11
9
363
%
59.2
30.0
5.2
3.0
2.5
100

Niveles de Ingresos n2 Arriba

La gran mayoría de los hogares dependen económicamente de un sólo proveedor. Sólo un 31 por ciento de los hogares cuentan con 2 o más trabajadores
La situación laboral de la población económicamente activa de los jefes de hogar revela una inserción importante en el mercado de trabajo asalariado, pues 76 por ciento de ellos trabajan como obreros o empleados. El trabajo por cuenta propia es más bajo de lo que podría esperarse en condiciones económicas tan desventajosas: sólo un 13.2 por ciento. La elevada participación de los jefes de hogar en el empleo asalariado resulta promisoria en aras de la posibilidad de ofrecer créditos hipotecarios para reubicar a estas familias expuestas a un alto riesgo hidrometeorológico y de derrumbes.


Figura 8. Número de personas con ingresos por hogar. ________________________________ Figura 9. Tipo de empleo.

Finalmente, el levantamiento censal también permite tener una aproximación a los niveles de ingreso de los hogares. Como puede apreciarse en la tabla 6, el rango de ingresos totales de los hogares es bastante alto. El promedio de ingresos es de $4,351 mensuales con una desviación estándar elevada de $4,512. El promedio es elevado debido a la existencia de unas cuantas familias con ingresos relativamente altos para la zona. El ingreso mediano es una medida más robusta de esta distribución y nos indica que un 50 por ciento de estos hogares tienen un ingreso de 0 a $3,400 pesos mensuales, y 75 por ciento de ellos no rebasan los $4,800 mensuales.

Tabla 6. Ingreso mensual de los hogares ubicados en zonas de alto riesgo.
Mínimo
$ 0
1er Cuartil (25%9
$ 2,800
Mediana (50%)
$ 3,400
Tercer Cuartil (75%)
$ 4,800
Máximo
$ 72,000
Media
$ 4,351
Desviación Estandard
$ 4,512


Vulnerabilidad: Hidrometeorológica n2 Arriba

El principal riesgo que presenta la zona de estudio es debido a los asentamientos humanos que se ubican dentro o en la planicie inundable de las cañadas. Las inundaciones son eventos naturales y recurrentes que en ocasiones se producen por corrientes de agua. Son el resultado de intensas precipitaciones o de continuas lluvias que, al sobrepasar la capacidad de retención del suelo y la capacidad de los cauces, desbordan y anegan llanuras de inundación, representadas en general por aquellos terrenos aledaños a los cursos de agua.

 

Inundaciones extraordinarias
Por su ubicación geográfica, el AMM se encuentra sujeta a la influencia periódica de ciclones tropicales, especialmente a los efectos de las lluvias por ellos generadas. A lo largo de su historia y desde su fundación, la Ciudad de Monterrey ha sufrido inundaciones que van desde las anuales en épocas de lluvias, hasta las extraordinarias, que han destruido parcialmente la ciudad.

 

Metodología n2 Arriba


Se desarrolló un sistema de información geográfica (SIG) para el manejo de la información del estudio. Se digitalizaron las cartas del INEGI escala 1:50,000 de los siguientes temas: Topográfica, Geológica, Edafológica y Vegetación/Uso del Suelo. Además se emplearon los datos de topografía y planimetría (calles y banquetas) generados por el programa de catastro del gobierno del estado de Nuevo León. Estos datos sólo cubrían una porción del área de estudio. Para actualizar la información existente y contar con información de topografía de detalle para toda la zona, se obtuvieron de la compañía CartoData una ortofotografia digital (tomada en el verano del 2002) y curvas de nivel cada 5 metros.
A partir de la información topográfica, se generaron los planos de pendientes (inclinación), límites de subcuencas, dirección de los escurrimientos y límites de las cañadas.


Los planos se combinaron en el SIG y se obtuvieron las áreas de afectación de los dos riesgos analizados en el presente estudio, de acuerdo a los riesgos identificados (hidrometeorológicos y geológicos).


Para definir el riesgo hidrometeorológico, se acudió al análisis de los eventos de lluvias extraordinarias en la zona, su origen, frecuencia y cantidad. Con esos datos se estableció el valor máximo de lluvia (50 mm/hora) que serviría para analizar los escurrimientos generados en la zona de estudio usando el método racional. Luego, usando una fotografía aérea de junio del año 2002 se establecieron los cauces de las cañadas dentro de la zona de estudio, sus dimensiones, las áreas urbanas y sus densidades, la cobertura de suelo y su clase textural.


Haciendo uso del SIG se seleccionaron aquellos sitios dentro de cada una de las cañadas en los que se conjunta cierto nivel de volumen, alta pendiente y /o afectación a zonas urbanas, procediendo a clasificar el nivel de riesgo conforme a lo siguiente. Zonas que mostraran alta pendiente y muy alto volumen de escurrimientos o volumen alto y afectación de zonas urbanas se les atribuyó el nivel de riesgo muy alto. A las zonas que conjugaron volumen medio y alta pendiente o volumen medio e impacto en zonas urbanas se les clasificó como de riesgo alto. Volumen bajo y alta pendiente y volumen bajo y afectación a zona urbana se consideró como riesgo medio. A las zonas sujetas a escurrimientos muy bajos, no urbanas sin importar el tipo de pendiente o las de escurrimiento muy bajo y afectacion a zona urbana se les clasificó como de riesgo bajo (ver tabla 7)

Tabla 7. Categoria de riesgo hidrometeorológico
Categoría
Características
Muy Alto
Alta pendiente (>30%), muy alto volumen de escurrimientos (=20 m3/seg)
Alto volumen (=12 M3/seg) y afecta a zona urbana
Alto
Alta pendiente (>30%), alto volumen de escurrimientos (12 m3/seg)
Volumen medio y afecta zona urbana
Medio
Alta pendiente (>30%), volumen bajo de escurrimiento (9 m3/seg)
Bajo
Volumen bajo y afecta zona urbana
Volumen bajo (1 m3/seg) sin importar pendiente o si se encuentra dentro o fuera de zona urbana

 

La pendiente y el tipo de cobertura son los elementos definitorios del porcentaje final de escurrimientos. Este porcentaje puede variar entre 0.10 y 0.20 (McCuen, 1998), para suelo cubierto por bosques y matorrales, en pendientes mayores al 6%, dependiendo de la clase textural del suelo. Otros autores estiman que para la vegetación asociada a zonas urbanas, el coeficiente de escurrimiento varía entre el 0.10 y el 0.30 y que, mientras mayor sea el fraccionamiento de la cobertura vegetal y la urbanización, mayor será el valor del coeficiente a usar (Water and Waste water distance learning, 2002).


En la zona de estudio, los escurrimientos que se reciben provienen de 8 cañadas a las que se les identificó utilizando imágenes de satélite y SIG´s otorgándoles un número progresivo (ver plano de cañadas). Se estima que serán los volúmenes de escurrimientos generados en las cañadas en la parte alta de la cuenca, las que van a causar mayor afectación a las zonas urbanizadas. La parte baja de la cuenca afectará en menor medida, a causa de los escurrimientos originados por el cambio en la cobertura natural del suelo. Hay que señalar que, según se describió en la edafología local, se trata de un sitio con tipo de suelo bien drenado.


Para el cálculo de los volúmenes de escurrimientos generados por cada cañada, mediante el uso de SIG´s, se definieron las subcuencas respectivas en la parte alta y baja de la cuenca, el área y la clase textural del suelo, que en este caso fue de tipo 2 (medio) para toda el área. Por tratarse de cuencas en una alta pendiente (mayor al 6%), con vegetación del tipo matorral submontano y rosetófilo, podía haberse elegido el coeficiente de escurrimiento de 0.12. Sin embargo, se optó por la aplicación de un coeficiente mayor, con valores entre 0.34 y 0.4, debido a la vegetación más bien escasa y degradada, situada en una pendiente extremadamente alta, combinada con un suelo somero rocoso, que favorece la formación de escurrimientos torrenciales.


Figura 10. Cañada # 4, estimación del riesgo hidrometeorológico.

Figura 11. Cañada # 5, estimación del riesgo hidrometeorológico.

 

Para el calculo de los volúmenes de escurrimientos generados por cada cañada, mediante el uso de SIG, se definieron las subcuencas respectivas en la parte alta y baja de la cuenca, el área y la clase textural del suelo, que en este caso fue de tipo 2 (medio) para toda el área. Por tratarse de cuencas en una alta pendiente (mayor al 6%), con vegetación del tipo matorral submontano y rosetófilo, podría haberse elegido el coeficiente de escurrimiento de 0.12. Sin embargo, se optó por la aplicación de un coeficiente mayor, con valores entre 0.34 y 0.4, debido a la vegetacion mas bien escasa y degradada, situada en una pendiente extremadamente alta, combinada con un suelo somero rocoso, que favorece la formación de escurrimientos torrenciales.

 

Las cañadas 4 y 5 son las que se han visto mas afectadas por el desarrollo urbano y el diagnóstico de riego específico de cada una se integra en mapas por separado. La cuenca 8 es la que genera el mayor volumen de escurrimientos (21.866 m3/seg), pero se encuentra en el límite externo de la zona de estudio. Le sigue en volumen la cañada 5 (20.689 m3/seg), la 1 (con 20.02 m3/seg), situada fuera de la zona urbana, y con la que a futuro habrá que tener cuidado, ya que debajo de ella se encuentra una amplia zona con opción a urbanizarse, y la cañada 7 (15.699 m3/seg), también sin ningún tipo de urbanización. La cañada 6 se encuentra rodeada de zona urbana y tiene una serie de angostamientos importantes en el cauce, que llegan en su parte más delgada a 3 m. La zona de mayor anchura (95 m), corre el riesgo de ser invadida como el caso de las cañadas 4 y 5.

 

Figura 12. mapa de riesgo hidrometeorológico.

Vulnerabilidad: Geológica n2 Arriba

Fisiográficamente se ubica en el flanco SW del anticlinal denominado Sierra las Mitras. Debido a que las laderas de la Sierra de las Mitras están constituidas principalmente por calizas, las pendientes son muy pronunciadas y el echado/buzamiento (dirección la inclinación) de las formaciones es paralelo a la pendiente, el riesgo geológico más importante que puede presentarse en esta zona es debido a la caída de bloques sueltos y a desprendimientos de masa de capas que se encuentran con un buzamiento paralelo a la pendiente. En el Área Metropolitana de Monterrey existen zonas que representan enormes riesgos de derrumbes y deslaves. Esto es debido principalmente a la constitución física de las rocas y al diseño inadecuado en el trazo de las avenidas y obras hidráulicas en la zona montañosa de todos los municipios, incluyendo la Sierra de las Mitras.


No existen riegos de flujos de lodos debido a que la superficie de la Sierra de Mitras está conformada principalmente por rocas. Las zonas que presentan características para que se den estos desprendimientos se encuentran en la parte alta de la sierra, en los escarpes formados por taludes de pendientes muy pronunciadas (> 80°), siendo la base de las cañadas las principales (aunque no exclusivas) zonas donde pueden impactar dichos bloques (Figura 13).

 


Figura 13. Rasgos que generan riesgos geológicos en la Sierra de "Las Mitras". Fd=Frente de denudación, Tp=Trayectoria probable, Fi=Frente de impacto

 

Riesgo Geológico n2 Arriba

En el área de estudio y su área de influencia, comprendida por el flanco SW del anticlinal denominado Sierra las Mitras, se ha observado que una gran cantidad de cañadas han sido interrumpidas por el trazo de avenidas, la urbanización sin contar con las obras hidráulicas capaces de permitir la continuidad del flujo, por lo que las aguas de lluvia fluyen principalmente por las avenidas pavimentadas para posteriormente bajar por cañadas que no tienen la capacidad hidráulica para la cantidad de agua acumulada. Esto ha llevado a la erosión prematura de taludes y a la formación de cárcavas en sitios donde no hubiera sucedido en forma natural con la velocidad actual.


El área de estudio, con un potente espesor de rocas calcáreas que constituyen unas rocas calizas, representa un riesgo para todas las zonas habitacionales que se encuentran en la parte baja del la sierra de las Mitras, en especial dentro de las cañadas y cerca de sus bordes. Si bien, el desprendimiento de rocas y su peligroso movimiento hacia la base puede suceder en forma circunstancial cada cierto tiempo. Las lluvias, asociadas con los desmontes y los cortes realizados en las inmediaciones del la sierra pueden incrementar la frecuencia de eventos indeseados.


Si una zona está sujeta a eventos geológicos capaces de dañar a las personas o a sus bienes, el nivel de riesgo se incrementa en forma directamente proporcional en la medida que se incremente el número de personas y/o bienes que se asienten ahí.

 

Pendiente
Parteaguas
Riesgos
Transición
0-2%
P
P
P
2-15%
B
B
B
15-25%
Pm
Fi (Medio)
PM
25-30%
T
Fi (Alto)
T
30-45%
T
Fi (Muy Alto)
T
45-100%
T
Tp
T
100-140%
Fd (Media)
Tp
T
140-165%
Fd (Alta)
Tp
Fd (Media)
165-200%
Fd (Muy Alta)
Fd (Media)
Fd (Alta)
Derrumbes: Fd=Frente de denudación, Tp=Trayectoria probable, Fi=Frente de impacto.
Clasificación geomorfológica: T=Talud, Pm=Pie de Monte, B=Bajada, P=playa
Tabla 8. Clasificacisn geomorfolsgica y riesgos geolsgicos.

Figura 14. Mapa de riesgos geológicos.

 

Riesgos: Mitigables y No Mitigables n2 Arriba

Para cada uno de los predios en estudio se identificaron dos principales tipos de riesgo, los Geológicos y los Hidrometeorológicos. Se determinó el tipo de riesgo, su origen, la zona que se ve afectada y las posibles formas de mitigación (Tabla 9). Hay que señalar que en los casos en que no fue posible una mitigación se explicitó así y se sugirieron algunas medidas posibles.

 

Se debe recordar que la ciudad no es estática, y los cambios demográficos, de la cobertura de suelo, la construcción sobre zonas de alta pendiente, incluso los cambios climáticos que ya se han observado localmente, intensifican el grado de riesgo.

Tabla 9. Resumen de riesgos mitigables y no mitigables.
Riesgo Geológico
Origen
Zona Afectada
Mitigación
Derrumbes Escarpes de la cima montañosa Cañadas y límite superior de la zona urbanizada No mitgable
Desprendimiento de bloques Escarpes de la cima montañosa Cañadas y límite superior de la zona urbanizada Identificar bloques y proceder a su anclaje y/o colocación de mallas en lugares estratégicos
Colapso del suelo (por formación de oquedades Pie de monte o bajada Zona urbana sobre conglomerado de aluvión Estudios geofiísicos a mayor profundidad para identificar la existencia de oquedades
Riego Hidrometeorológico
Origen
Zona Afectada
Mitigación
Inundaciones Precipitaciones torrenciales en la cuenca Cañadas No Mitigables, reubicar viviendas ahi situadas
Desembocadura de cauces en zona urbanizada Introducción de drenaje pluvial y mantenimiento de la sección del cauce
Planicie de inundación Colocación de presas de retención y/o detención en la parte alta de las cañadas
Erosión de cauces (reducción de área hidráulica y/o derrumbes) Escurrimientos torrenciales y arrastre de material en la cuenca Márgenes de arrooyos Colocación de gaviones en las márgenes para mantener su integridad
Reforestación de márgenes y cañadas

 

Un proyecto de colaboración entre:

 

Con el financiamiento de:

 

 

Participantes:
Dr. Fabián Lozano, M. en C. Pilar Noriega Crespo, M. en C. Martha Patricia Vela Coiffier, M. en C. Ma. del Consuelo Hori Ochoa, LabSIG, CCA
Dr. Martin Bremer, Ing. Geofísico Mucio Rodríguez García, Laboratorio de Geofísica Ambiental, CCA
Dr. René Zenteno Quintero, Arq. Alejandro Rodríguez Acosta, Centro de Estudios Metropolitanos-CEE